Casi siempre dibujo señores con bigotes. Estos señores de bigotes son parte de mi. Como mis pajaritos.
Uno de los primeros fue Bartolomé, el titiritero. Pero luego vinieron más... ¡muchos más! Este es muy querido,
así que decidí armarle este espacio, para contar lo que hace. Su nombre es Oliverio.