Casi siempre dibujo señores con bigotes. Estos señores de bigotes son parte de mi. Como mis pajaritos.
Uno de los primeros fue Bartolomé, el titiritero. Pero luego vinieron más... ¡muchos más! Este es muy querido,
así que decidí armarle este espacio, para contar lo que hace. Su nombre es Oliverio.

25 de octubre de 2013

El viaje de Oliverio │ 1era. entrega

La ciudad se hizo ajena.
Se llenó de ruidos,
de apuro,
de vértigo.
El silencio se marchó.
Y, antes de hundirme en la agobiante marea,
también me fui yo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario